Cuando pienso, en el verano, la primera imagen que me viene a la cabeza es el mar. Pero seguidamente la piscina, no hay sensación parecida a zambullirse en una maravillosa agua, en tonos azules y turquesa.  Sentir el momento y vivir el instante. Que el agua roze con mimo tu piel, mientras nadas, o miras a tu alrededor, es percibir el sol y el cielo.

En estas piscinas, uno se puede imaginar dentro de ellas en paz y relax, sin lÍmites.

La piscina del hotel Hanging Gardens Ubud en Bali, Indonesia

                    

El hotel, está ubicado en el corazón de la jungla de Indonesia, lo ha creado su propietario. El terreno cuando lo compró presentaba una gran pendiente, con lo cual el dueño ha trabajado para estar rodeado de naturaleza por todas partes. Desde él, podemos observar campos de arroz y un antiguo templo, Pura Penataran Dalem Segara, a través de la garganta del río Ayung. El hotel dispone de dos teleféricos para poder trasladarse de una localización a otra. El primer teleférico, nos desplaza desde recepción a cuatro niveles diferentes, el bar, las villas privadas la boutique y la biblioteca. El segundo nos traslada del bar a el River Café y el spa, con vistas al río Ayung. Impresionante el lujo y las vistas del hotel. Dispone de 38 villas de estilo balinés construidas sobre pilares que retan la gravedad y las cubiertas inclinadas.

La piscina fue premiada, tiene dos niveles y está revestida de pizarra, surge de la inmensa jungla con una magnífica curva, que toda persona puede disfrutar nadando como si no hubiera límites, la vista no tiene precio.

Hotel Qualia, Australia

                    

Un complejo de lujo, en las islas Whitsunday. Qualia es un mundo privado de la perfección sensorial en la isla Hamilton. qualia (pronunciado kwah-lee-ah) en latín significa “una colección de experiencias sensoriales más profundas”. qualia está situado en la punta más septentrional de la isla de Hamilton aislada rodeada de todo el esplendor de la Gran Barrera de Coral. Con un aspecto relajado y calma fascinante, el tiempo parece extenderse hacia el infinito.

Hotel Caruso, Italia

El Belmond Hotel Caruso, está ubicado en las colinas de la costa Amalfitana, es un antiguo palacio del siglo XI nos da la sensación de flotar en un universo del mediterráneo.

El hotel fue rehabilitado en todo su contexto con pulcritud, sus antiguos muros y techos están envueltos por pinturas al fresco que lo convierten en una obra de arte al mirarlos.

Cada habitación es única, decoradas todas ellas en estilo napolitano clásico. Las habitaciones disponen todas ellas de grandes vistas al mar o jardines bellos.

Hotel Perivolas, Santorini, Grecia

                  

Ubicado en Santorini, sobre los acantilados del mar Egeo tenemos este maravilloso hotel. En un primer momento, fue proyectado para una casa familiar y todavía prevalece sobre el ese aire íntimo. Nos da la impresión de no saber lo que se esconde dentro de la cueva, pero sencillamente aquí la luz, el mar y todo el alrededor es lo que fue un marcado exterior de muros blancos y curvas dulces.

Cada villa o suite está decorada diferente, está construido con materiales locales y por artesanos indígenas, y todas sus formas son orgánicas y de superficie lisas. Lo mejor de todo es que no se necesita aire acondicionado, ya que al estar construido con muros esculpidos en piedra, techos abovedados y perforados por claraboyas, las estancias se refrigeran de una forma natural.