blog,  casas zen,  chill out,  decoración zen,  regalos zen,  relax

Bonsái el origen, Como cuidarlo y Comprarlo.

El arte del bonsái, se originó en China hace unos dos mil años, es objeto de culto para los monjes taoístas. Para ellos era símbolo de eternidad, el árbol representaba un puente entre lo divino y lo humano, el cielo y la tierra.

Haz clic sobre la imagen para comprar:

Durante siglos, la posesión y el cuidado de los bonsáis estuvo ligado a los nobles y a las personas de la alta sociedad. Según la tradición, aquellos que podían conservar un árbol, en maceta tenían asegurada la eternidad. Así fue como los monjes, disponían los árboles pequeños en vasijas a lo largo de las escaleras, de los templos y hasta eran fuente de culto.

Un bonsái no es una planta genéticamente empequeñecida. Se mantiene pequeña dándole forma, podando el tronco, las hojas y las raíces cada cierto tiempo, dependiendo de la especie. Si se cultiva adecuadamente, sobrevivirá el mismo tiempo que un árbol normal de la misma especie, pero si se hace de forma incorrecta, probablemente morirá. Es un arte en el que se practica la paciencia, habilidad y creatividad por eso se consideran terapéuticos.

Haz clic sobre la imagen para comprar:

Estas pequeñas plantas, por sí misma ya decoran y son muy bellas, quedan bien en cualquier lugar de la casa, los hay de muchas variedades. Se diferencian también por la forma del tronco, puede ser curvado, recto, grueso o muy fino.

A mi personalmente me encantan, pero como hemos dicho antes, necesita muchos cuidados y mucha luz, pero a cambio te dan mucho, con su presencia.  En la decoración son un punto de atención. Seguro que pasas la mirada sobre un bonsái, y dejas reposar tus ojos, un momento, un instante antes de alzar la mirada de nuevo.

Un bonsái necesita un espacio ordenado, un ambiente relajado, que no esté saturado. Y Solo nos queda, disfrutar mientras cuidamos de nuestro bonsái, y el de nosotros, es una fusión muy recomendable, para estar con uno mismo, en el aquí y ahora, en la meditación o en la  contemplación.

Cómo Cuidar un Bonsái

Los bonsáis, dependiendo de la especie, necesitan diferentes cuidados pero en general un bonsái requiere:

Que la tierra sea de grano grueso, si queremos más drenaje, pero lo más importante es que nunca esté la tierra seca. Dependiendo del material ,que sea la maceta retendrá más o menos agua, por ejemplo si es de cerámica retiene poco, si en cambio si es de plástico retiene más.

Si nos damos cuenta, las macetas de los bonsáis suelen tener unas pequeñas patas, eso es para que no quede el agua estancada. Cuando los regamos, lo hacemos con bastante agua, pero siempre recordando que solo se debe regar cuando la superficie esté seca.

Haz clic sobre la imagen para comprar:

El abono tiene que ser rico en nitrógeno, potasio y fósforo. Tendremos en cuenta que cuando crecen necesitan más cuidados, por lo tanto en verano solicita más atención, que en invierno. Pero hay especies tropicales que requieren más cuidados todo el año.

Cómo trasplantar un bonsái

El trasplantado es muy delicado, pero se hace con periodicidad. Cuando se trasplanta se aprovecha para podar las raíces, y también se pueden hacer los injertos. Al igual que los árboles, los bonsáis necesitan ser podados. El alambrado permite dar estilo y forma, se necesita precisión y cuidado para no dañarlo.

Bonsái artificiales de uso decorativo. Si queremos ahorrarnos el esfuerzo de cuidarlos y nos encanta verlos, podemos optar por comprar un bonsái artificial de mucha calidad.

Haz clic sobre la imagen para comprarlo:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *